"La dolorosa", 2016- Acrílico sobre lienzo-195 x 195 cm 

Del 3 de abril al 3 de junio de 2018

A lo largo de la historia, las musas han servido como elemento de inspiración para los artistas, desde la antigüedad griega –donde las musas eran deidades que habitaban el Parnaso y protegían las artes y las ciencias– hasta nuestros días, donde aún siguen despertando pasiones en los artistas que plasman sus emociones a través de sus creaciones. 

Las pinturas que configuran Musas, de Nekane Manrique (Bilbao, 1985)  invita a reflexionar sobre la relación entre el sujeto y el propio yo, realizando una investigación sobre el cuerpo, la expresión facial-corporal y los sentimientos a través de un lenguaje no verbal. La belleza del cuerpo humano femenino, como lo fue Calíope, musa de la belleza y una de las nueve numen canónicas de la antigua Grecia, sirvió de inspiración para muchos creadores, al igual que lo es para la artista. Manrique revela su propia visión de la belleza de la mujer, a través de un encuadre diferente y cerrado, creando una atmósfera de intriga, que no deja ver lo que realmente está pasando tras los márgenes del lienzo. Dotando a la escena de un halo de enigma y perplejidad. Imágenes llenas de erotismo y a la vez de pureza.